martes, 13 de enero de 2009

La HuIdA...



Huyamos!,¡Huyamos!
mientras que podemos
ahora que hay camino
mientras que nos amamos

¡Huyamos!,¡Huyamos!
que no nos queda tiempo
que nos sigue el disparate
de un hermoso comienzo
o de un fatal desenlace

¡Huyamos!,¡Huyamos!
que no existen certezas,
solo habitan nubes
y de nuestra boca
solo saltan promesas

Escondamonos en esa cueva
para contemplar lo prohibido
dejando el equipaje afuera
y adentro el cariño fugitivo

¡Huyamos!,¡Huyamos!
ahora que hay tiempo
que el sol desaparece
y el mañana puede ser
engañoso para el amor.

*imagen: Remedios Varo- La Huida

5 comentarios:

  1. q hermoso....
    "Nessun dorma" es un aria del acto final de la ópera Turandot de Giacomo Puccini, cuyo título se traduce del italiano como "Nadie duerma". Sigue a la proclamación de la princesa Turandot de que nadie debe dormir hasta hallar el nombre del príncipe desconocido, Calàf, quien ha lanzado el desafío de que si su nombre no es descubierto, la fría Princesa Turandot se casará con él. Calàf canta, indicando su certeza de que sus esfuerzos por descubrir su nombre serán en vano.
    Otra interpretación interesante de esta aria es la hecha por la soprano británica Sarah Brightman grabada en los discos Eden y Classics. Brightman alcanza su mayor registro vocal en esta mítica aria y deja la mejor interpretación femenina para la misma, aparte de formar una de las partes más interesantes de sus giras en cada presentación la cual deja ver por qué el nombre de la diva de hoy a esta soprano que juega a mezclar el pop, el rock y el metal con la música clásica.

    Il principe ignoto
    Nessun dorma! Nessun dorma!
    Tu opure, o Principessa,
    Nella tua fredda stanza
    Guardi le stelle
    Che tremano d'amore e di speranza.
    Ma il mio mistero è chiuso in me,
    Il nome mio nessun saprà!, no, no
    Sulla tua bocca lo dirò!...
    (Puccini: Quando la luce splenderà!)
    Quando la luce splenderà,
    (Puccini:No, no, Sulla tua bocca lo dirò)
    Ed il mio bacio scioglierà il silenzio
    Che ti fa mia!...
    Voci di donne
    Il nome suo nessun saprà...
    E noi dovremo, ahimè, morir, morir!...
    Il principe ignoto
    Dilegua, o notte!... Tramontate, stelle! Tramontate, stelle!...
    All'alba vincerò!
    vincerò! vincerò! El príncipe desconocido
    ¡Que nadie duerma! ¡Que nadie duerma!
    ¡También tú, oh Princesa,
    en tu fría habitación
    miras las estrellas
    que tiemblan de amor y de esperanza...!
    ¡Pero mi misterio está encerrado en mí,
    ¡Mi nombre nadie lo sabrá!. No, no
    Sobre tu boca lo diré
    (Puccini: Sólo cuando la luz brille)
    Sólo cuando la luz brille
    (Puccini: ¡solo sobre tu boca lo dire!)
    ¡Y mi beso fulminará el silencio
    que te hace mía.!
    Voces de mujeres
    Su nombre nadie sabrá...
    ¡Y nosotras, ay, deberemos, morir, morir!
    El príncipe desconocido
    ¡Disípate, oh noche! ¡Tramontad, estrellas! ¡Tramontad, estrellas!
    ¡Al alba venceré!
    ¡venceré! ¡venceré!


    ....esta es mi palabra y mi cancion ahora...
    disculparas q haga mio tu poema hermoso
    pero es lo q quiero
    huir!!!!!!!
    ser libre

    ResponderEliminar
  2. Precioso.
    pero mientras huyes pierdes es disfrutos el momento eterno del ahoora.
    Besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  3. amiga anonima! es cierto asi te sientes ahora aunque no puedes huir para siempr ey lo sabes, algun dia los problemas te va a alacanzar. cuidate y que hoy las estrellas sean tu manto vale.

    Sedemiuqse, toda la razon por la huida no vivimos el presente, aunque hay veces en que hay que ir de un luegar para regresar mas fuerte, no todo el camino es batalla.
    muchos besos y abrazos etéreos

    ResponderEliminar
  4. Luzzy qué maravilla. Tu blog es excelente. Volveré . Espero seguir en contacto querida amiga de letras...Besos

    ResponderEliminar
  5. Es un poema muy hermoso, Luzzy, te felicito. A veces es preciso huir, sí, incluso de nosotros mismos :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar

MeNsAjEs dE LuCeS EtéReAs...

Datos personales

Mi foto
Santiago de Querétaro, Querétaro, Mexico
efímera nostalgia, apabullante alegría, sollozos crepusculares y positivismo al anochecer... que rara es la naturaleza humana...